Contacto

Vinos de Madrid. Bodegas Jesús Díaz e Hijos

Descubre los auténticos vinos de Madrid elaborados en nuestras bodegas desde hace más de 100 años obteniendo vinos artesanales y únicos
Contacto
  • Enoturismo en Madrid Bodegas unicas
  • Los mejores vinos artesanales de Madrid
  • Enoturismo en Madrid que hacer en Madrid

En las Bodegas Jesús Díaz e Hijos elaboramos desde hace más de 100 años unos de los mejores vinos de Madrid. La producción de nuestros vinos sigue realizándose en grandes tinajas de barro cocido tal y como se ha venido haciendo en esta zona desde hace siglos.

Nuestra bodega se encuentra en el corazón de la localidad de Colmenar de Oreja. En un lugar privilegiado contando con una cueva que se encuentra a más de 12 metros de profundidad donde la tempera es constante durante todo el año, un lugar ideal para la crianza y conservación de nuestros vinos.

En las bodegas Jesús Díaz e Hijos elaboramos nuestros vinos de manera tradicional, a partir de las uvas que recolectamos en nuestros propios viñedos, cuidando mucho el proceso de maduración de la uva, su selección y fermentación para conseguir obtener vinos de calidad que poder ofrecer a nuestros clientes.

Las bodegas por encontrarse en un lugar histórico son un marco ideal para descubrir la historia de la producción de vinos en Madrid, así como un estupendo escenario para la realización de diversas catas y actividades enológicas con las que poder disfrutar aprendiendo de la riqueza y gran variedad gastronómica de nuestra región.

Sorpréndete con la gran variedad de actividades enológicas que organizamos en nuestras bodegas: Visitas, cursos, catas…Una nueva forma de hacer enoturismo en Madrid.


Entra
para descubrir los vinos que elaboramos de manera artesanal en nuestras bodegas. Una cuidada selección de vinos, tanto tintos, blancos como rosados que seguimos produciendo según las tradiciones aprendidas por nuestros abuelos y aplicando el conocimiento científico  aportado por las nuevas generaciones, que le dan a nuestros vinos un sabor y un sello muy especial.

Accede para conocer la historia de unas bodegas que se encuentran protegidas por la comisión de patrimonio de la Comunidad de Madrid. Unas bodegas que cuenta con tinajas centenarias, cuevas subterráneas y que incluso fueron lugar de refugio durante la Guerra Civil.

Podría decirse que los primeros datos que se tienen sobre la producción de vinos de Madrid datan del S.XIII (leer más)

Madrid desde sus orígenes fue un lugar de paso muy importante, siéndolo ya en la época de la  Hispania romana, a lo largo de estos caminos se fueron creando puestos militares para la protección de los mismos. Surgiendo de ellos posteriormente importantes ciudades como Complutum (Alcalá de Henares), Carabaña, Arganda, Buitrago y Torrelaguna, entre otras.

La invasión árabe posterior no pone en grave riesgo las vides que encontraron a su llegada, y la producción de vinos en Madrid, ya que, a pesar de la prohibición del Corán de consumir vino, la elaboración de vinos mantuvo una presencia significativa en la España musulmana.

Sin embargo, no es hasta el siglo XIV cuando podemos certificar la existencia de viñedos diseñados como una actividad agrícola especializada en las proximidades de las ciudades. Ciudades afectadas por el impulso de los nuevos cambios en la economía y lo que hace que el vino sea un importante producto que se comercializa en los entornos de Madrid junto con el trigo y otros productos básicos.

Es en el siglo XIII cuando podemos encontrar los primeros documentos que certifican la existencia de los vinos de Madrid. Se trata de una disputa que enfrentó a un noble con unos clérigos relacionada con la propiedad de unas viñas.

Los vinos de Madrid tenían una gran reputación en la época, incluso los vinos de Madrid eran exportados a otros lugares y regiones del Reino de España.

La Edad de Oro y la elección de la ciudad de Madrid como capital de España y sede permanente de la Corte  es un momento muy importante para la región y sus vinos. Este hecho supuso un crecimiento muy significativo de la demanda de vinos por parte de la población de la joven capital y que llevó a un crecimiento de la producción.

Los vinos que se consumen durante el reinado de Felipe IV eran vinos de Madrid producidos en el entorno de la capital e incluso en la propia ciudad de Madrid, viñedos que sobrevivieron hasta el pasado S.XX época en la que desaparecen definitivamente de la ciudad de Madrid.

Madrid llega al siglo XX más de 60.000 hectáreas de viñedos, pero en 1914 es víctima de la plaga de la filoxera. La enfermedad se propagó rápidamente entre los viñedos, arruinando la viña Madrid y provocando un cambio sustancial en los vinos de Madrid. La recuperación es lenta.

Tras la Guerra Civil española se vive un momento de recuperación del vino de Madrid. Se introducen nuevas variedades de uvas y se crean nuevos viñedos siendo las principales zonas de cultivo Garnacha Navalcarnero y San Martín y Airen Arganda.

Es en este momento cuando nacen la mayoría de las cooperativas de vinos. Pero será el crecimiento desorbitado de Madrid el que también pone en peligro los vinos de Madrid al desaparecer importantes viñedos para empezar a formar parte de calles, avenidas y polígonos industriales de la ciudad, así como el desarrollo de ciudades dormitorio hacen que desaparezca la producción de vinos de Madrid en muchas localidades vecinas de la Capital.

La historia de lo que los productores llamamos el nuevo vino de Madrid comienza 1984 con el reconocimiento de la denominación de origen específica Vinos de Madrid.

Los productores de vinos de Madrid estamos trabajando fuertemente en el embotellado de nuestros vinos y cuidando mucho la calidad de los mismos. Y gracias a ello se ha conseguido que algunas marcas de esta denominación de origen ya tengan el reconocimiento de unos de los mejores vinos de España.

Desgraciadamente los vinos de Madrid son grandes desconocidos incluso para muchos de los madrileños. Las bodegas son conscientes de la necesidad de ofrecer vinos con buena relación calidad-precio y este esfuerzo se transmite inmediatamente al consumidor. La consecuencia más directa es una presencia cada vez mayor de vinos notables de Madrid, tanto en los mercados locales y de otras regiones de España, sin olvidar que las exportaciones están teniendo un éxito creciente.

“El mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que se comparte” Georges Brassens

Click edit button to change this text.

Inicio was last modified: abril 14th, 2016 by edanray